Evaluación de la situación actual política- militar, 1o de Diciembre 2020

En las últimas semanas y meses, los ataques de las fascistas fuerzas de ocupación turcas hacia las áreas liberadas del noreste de Siria han aumentado rápidamente. Alcanzando desde Afrin, y las áreas

en resistencia de Şehba, al frente de Manbij y Ayn Issa, a Til Temir, hasta Dêrik en el noreste, el ejército ocupante turco y sus tropas auxiliares islamistas intensificaron sus ataques en contra de la población civil y sus fuerzas de defensa revolucionarias.

Casi a diario, fuego de la artillería turca ataca las áreas liberadas de Afrin y Şehba que se han convertido en el hogar de cientos de miles de personas desplazadas de los territorios ocupados del cantón de Afrin, el miedo y el terror continúan plagándose en las áreas que están bajo el control de las fuerzas ocupantes. No hay un día que pase sin nuevos informes de secuestros y asesinatos, robos, saqueos, extorsiones y violaciones no son excepciones, por la fundación del régimen de ocupación islamista. En línea con la bien conocida, doctrina de la contra insurgencia de la OTAN, los ocupantes fascistas toman represalias contra cada acción partisana de la HRE, Fuerza de Liberación de Afrin, con total terror en contra de la población civil y con horas de bombardeo a los pueblos autónomos y pequeñas ciudades.

Más hacia el este, en el frente de Manbij, ha habido un aumento importante en los ataques, especialmente en los últimos días y semanas. Especialmente después de la caída de la noche, hay ataques repetitivos, mayormente artillería, pero ocasionalmente con armas ligeras en combate directo. En el frente en Til Temir, y cerca de la ciudad de Serê Kaniyê, ocupado el pasado octubre, ha habido una tranquilidad engañosa, a excepción de algunos ataques aislados y reiterados brotes de peleas entre las mismas bandas. Aunque la lucha activa está actualmente concentrada en otras áreas, las fuerzas ocupantes han movilizado nuevas tropas para reforzar sus frentes y han comenzado a expandir sus fortificaciones. El área este de Qamişlo, hasta el pueblo de Dêrik, ha sido testigo de actividad sin precedente de reconocimiento turco y drones de combate en los últimos meses, más recientemente dos civiles, que viajaban en su automóvil, en la parte noreste del pueblo de Dêrik perdieron sus vidas en un ataque aéreo turco.

Los colaboradores del sur de Kurdistán KDP continúan con sus acciones provocadoras a lo largo de la frontera sirio-iraquí y continúan moviendo tropas y armamento pesado a sus más de cuarenta recién establecidas bases militares en el límite con Rojava.

Movimientos del ejército ocupante turco pueden ser observados también en el norte de Kurdistán y así como unidades turcas regulares, además mercenarios y bandas islamistas están tomado posiciones en el triángulo fronterizo de Irak- Turquía y Siria. No está claro si las tropas están siendo reunidas para una expansión en las operaciones de ocupación en el sur de Kurdistán o para una preparación para un ataque en los pueblos fronterizos del este de Qamişlo.

Las preparaciones están en pleno apogeo en todos los frentes del norte de Siria, dejando ninguna duda sobre las intenciones de guerra de las fuerzas ocupantes. Desde octubre, en particular, un aumento en la actividad de las tropas enemigas puede ser observado, sobre todo en las secciones del frente cercanas a la ciudad ocupada de Girê Spî. Los alrededores y el centro de la ciudad de Ayn Issa, en el frente al norte de Raqqa, han estado continuamente bombardeados por la artillería turca por días, y en el terreno, tropas de infiltración de bandas islamistas, bajo el comando de veteranos experimentados del Estado Islámico, están tratando de romper las líneas de defensa, y buscan avanzar al centro de la ciudad. Drones turcos y aviones de reconocimiento circulan sin parar sobre las zonas de combate y tratan de localizar posiciones de la resistencia. Los invasores turcos están recolectando obuses, lanza misiles, y otras armas pesadas en los pueblos que se encuentran justo detrás de la primera línea, y mercenarios islamistas del auto proclamado Ejército Nacional Sirio se están reuniendo para preparar nuevos ataques en el norte de la ciudad de Ayn Issa, la capital oficial de la Administración de Autogobierno Autónoma del norte y este de Siria. A la luz de las preparaciones y el trabajo de fortificación que ha ocurrido por meses en los territorios ocupados, la alta concentración renovada de las tropas junto con las líneas de contacto, y el bombardeo indiscriminado de áreas de asentamiento civiles, puede ser asumido que Ayn Issa se convertirá en el blanco de un ataque de ocupación en el futuro próximo, así como el Comando General de las Fuerzas Democráticas Sirias, QSD, advirtió en su última declaración en los eventos en el norte d Raqqa. Con el devastador terror de bombas y ataques permanentes hacia civiles en los alrededores de la ciudad y en la carretera internacional M4, los fascistas turcos y sus colaboradores tratan de romper la voluntad de la resistencia de la gente de Ayn Issa, para asustarles y obligarles a huir. La semana pasada, el último gran ataque de las fuerzas de ocupación fracasó debido a la resistencia de los defensores de Ayn Issa. En las batallas que estallaron en la noche del 24 de noviembre y que duraron hasta la tarde del siguiente día, las fuerzas de la revolución tuvieron éxito en asesinar al menos a 18 ocupantes. El avance fue interrumpido, dejando a los agresores sin elección más que retirarse a sus frentes. Con varios miles de morteros, proyectiles de artillería y misiles disparados en los últimos días solamente, el objetivo fue debilitar la resistencia de las Fuerzas Democráticas Sirias, desmoralizar a luchadores de la resistencia y a la población, y así facilitar un ataque renovado.

Dada la situación actual de guerra y los ataques que escalan a diario, no puede ser más cínico, hablar de un intacto cese al fuego. Mientras las bombas caen a diario sobre las áreas liberadas, y mientras los fascistas turcos están solamente esperando una oportunidad favorable para un ataque a gran escala a la revolución, las potencias garantes imperialistas se quedan de brazos cruzados y legitiman nada más que la política de la fuerza de ocupación turca y su mentira sobre su altamente elogiado alto al fuego.

La orquestación que está encharcada en sangre nunca tuvo otro propósito que el de tallar en piedra el estatus de los territorios ocupados y consolidar la soberanía turca sobre las partes robadas de Siria.

Contrario a lo que muchos han asumido ampliamente, el incremento en los ataques turcos no depende significativamente del resultado de las elecciones de E.U.A. pero puede ser explicado primordialmente por los desarrollos regionales, el recién balance emergente de poder, la situación doméstica política de Turquía, y la situación del régimen. Después del presidente armenio, Pashinyan, bajo la presión del régimen ruso y confrontado con la devastadora situación en el campo de batalla, anunció la renuncia de facto de todas las fuerzas armenias en Nagorno- Karabakh el 10 de noviembre, los choques armados entre las fuerzas de ocupación turcas- azerbaiyanas y la defensa del ejército de Artsakh llegaron a un fin abrupto. Después de más de cuarenta días de combates intensos, defensores de Armenia tuvieron que inclinarse ante la superioridad de la coalición de ocupación turca- azerbaiyana. A pesar de que las fuerzas armadas turcas, oficialmente no tuvieron ningún rol en el campo de batalla y los dos estados negaron con vehemencia una intervención turca, no hay duda que la fuerza principal y el cerebro detrás de la ofensiva azerbaiyana no fue otro que el régimen de AKP- MHP. Desde el día uno, los representativos del régimen del palacio no perdieron oportunidad de expresar su apoyo al dictador Aliyev y su régimen criminal, y el Ministro de Defensa turco reportó a diario sobre el progreso de las tropas de Azerbaiyán. Cuando hablaban de las tropas azerbaiyanas, se habló abiertamente sobre “nuestros soldados turcos” inclusive fueron tan lejos de hablar sobre “nuestros ciudadanos” reportando las pérdidas civiles en el lado de Azerbaiyán. El slogan “Dos estados, una nación” llenó las calles de Azerbaiyán y Turquía, las tropas azerbaiyanas marcharon al campo de batalla con la bandera de la república de Turquía. La propaganda de los canales de televisión del régimen turco reportaban de tanto en tanto, los triunfos de los “hermanos turcos-azerbaiyanos” en la “defensa de la patria” e imágenes de soldados que saludaban al camarógrafo con el “saludo del lobo” señal distintiva de los fascistas turcos apareció a través de las pantallas.

Para el régimen AKP-MHP, que previamente había confiado cada vez más en propaganda neo-otomana para sus ambiciones expansionistas en Siria, Irak, Libia y otras áreas del Medio Oriente, la guerra en contra de la república de Artsakh se ha convertido literalmente en una prueba de ensayo para el “Turanismo”. Turanismo es el nombre dado a la fantasía super poderosa pan turca de establecer un imperio mitológico que una a todos los pueblos turcos desde Asia Central hasta el Medio Oriente en un estado único. Esta ideología fascista que está basada en la superioridad en la raza turca, no fue solamente adherida por las mentes maestras del estado turco nacional y los líderes del Comité de Unión y Progreso (Ittihad ve Terraki) es también la ideología oficial del régimen turco del partido MHP. El turanismo es también extendido entre los partidarios del régimen azerbaiyano. Si se mira al mapa, se puede percibir rápidamente que la eliminación de la autonomía armenia representa un paso decisivo hacia la unificación territorial de los dos estados turcos. El factor decisivo que volcó la guerra a favor de las fuerzas de la coalición turania fue también el apoyo aéreo turco en Nagorno- Karabakh. Para las unidades armenias, la muerte llegó del aire. Las tropas armenias sufrieron grandes pérdidas de los golpes de los drones turcos Bayraktar TB 2. Además, las tropas turcas- azerbaiyanas fueron apoyadas en tierra por numerosos mercenarios islamistas que el régimen turco transfirió de los territorios ocupados en Siria y Libia, como carne de cañón, a los frentes de Nagorno-Karabakh.

Después de la retirada de tropas armenias, el éxodo en masa de la población armenia de Artsakh, y el traslado de territorios a las fuerzas de ocupación de Azerbaiyán bajo la supervisión rusa, todavía no es claro, bajo en que forma el ejército turco tendrá una presencia oficial en los territorios ocupados, pero el resultado de la guerra es una victoria para el fascismo turco y un regalo al régimen. Con o sin presencia oficial, el ejército turco y el servicio secreto están activos en el terreno y activamente coordinados en los eventos de guerra, miles de bandas de asesinos islamistas aseguran influencia y control para el régimen, y el plan de abrir un corredor entre Turquía, la región autónoma azerbaiyana de Nakhivan y Azerbaiyán bajo el acuerdo son grandes pasos hacia adelante en el proyecto de expansión estratégica del fascismo turco. El régimen, que envenena las cabezas y los corazones de la gente con su propaganda fascista, ha sido capaz de estabilizar su posición en casa con la movilización del turanismo y Erdogan se celebró a si mismo como el “Conquistador de Karabakh”.

La guerra en Nagorno-Karabakh debería haber dejado claro de una vez por todas a todos que el régimen en Ankara no está interesado en asegurar sus propias fronteras o luchar contra el terrorismo, sino solamente en realizar su proyecto super poderoso expansionista.

Aquellos que aún claman que la única razón que las operaciones de la ocupación turca en el norte de Siria y el norte de Irak es la supuesta o actual presencia de las fuerzas del Partido de Trabajadores del Kurdistán y otras fuerzas revolucionarias ciegamente adopta la narrativa turca y legitima las políticas de ocupación del régimen. Esto es lo que las fuerzas del sur de Kurdistán KDP, que colaboran con el fascismo, están haciendo sobre todo cuando llaman a las fuerzas de defensa populares de Kurdistán y no a los ocupantes turcos de retirarse del sur de Kurdistán. Los últimos meses, en particular, han mostrado una mayor escalada en la confrontación entre las fuerzas revolucionarias y los fascistas en el Kurdistán del Sur. Unidades del llamado “Partido Democrático de Kurdistán” KDP, que gobierna las áreas autónomas del sur de Kurdistán de manera dictatorial y con una mano de hierro bajo el liderazgo de la familia Barzani, han desplazado sin interrupción, tropas y armas pesadas a las áreas de retirada de la guerrilla en las montañas. El KDP de Barzani que deja a su propia gente en la pobreza mientras vende la riqueza del país a los ocupantes turcos, no oculta su colaboración abierta con el régimen fascista en términos de propaganda, así como militarmente para luchar en el lado de los ocupantes en contra de las fuerzas del movimiento de la liberación.

Las y los luchadores de la guerrilla, que han defendido con grandes sacrificios a las regiones autónomas del sur de Kurdistán contra el avance del Estado Islámico en 2014, en Mexmur, Kerkuk, en el frente de Hewler y en Şengal, están siendo acusados de cuestionar la soberanía de la región autónoma y están siendo denigrados como “ocupantes” mientras que la familia Barzani es bienvenida en Ankara con esplendor. Mientras que la lucha de la guerrilla continúa contra los ocupantes en muchas áreas del sur de Kurdistán, de Heftanin a Xakurke, las tropas del KDP están avanzando hacia las áreas de la guerrilla en coordinación con el liderazgo del ejército turco y cubiertos por las fuerzas aéreas turcas. Han establecido bases y puestos de control para restringir la libertad de movimiento de las unidades de la guerrilla y proveer al servicio secreto turco con coordenadas e información sobre las posiciones de la guerrilla. A pesar de las apelaciones y peticiones de mediación de varias fuerzas políticas kurdas, el KDP continúa su provocadora y agresiva política, tomando una posición clara en el lado de las fuerzas ocupantes. Sólo es gracias al acercamiento considerado y orientado a la solución del PKK que no ha ocurrido una escalada mayor hasta la fecha, pero la situación es tensa y podría convertirse en un conflicto armado en cualquier momento. Ya es claro que las medidas en contra de la guerrilla están destinadas únicamente a debilitar la resistencia y abrir el camino para que entre el ejército turco en otras áreas del sur de Kurdistán.

La situación en las áreas autónomas de Şengal, debe ser evaluada de manera igualmente crítica. El 27 de noviembre, el ejército irakí, el KDP, y sus aliados empezaron a implementar el acuerdo entre Hewler y Baghdad, que fue acordado el 9 de octubre del 2020. El acuerdo está dirigido a “limpiar” Şengal, de toda presencia de milicias- que incluye a las fuerzas de autodefensa yazidíes, YBŞ, y las fuerzas de mujeres, YJÊ, así como los grupos de los presuntas fuerzas de movilización del pueblo- e instalar una fuerza mercenaria de paga y un régimen marioneta remplazando al Consejo Democrático Autónomo de Şengal. Defensores del pueblo yazídi y liberadores de Şengal deben una vez más dar paso a las tropas que acuchillaron a la gente de Şengal por la espalda en 2014 y les dejaron indefensos ante las bandas asesinas del Estado Islámico. El acuerdo, en el que Turquía está activamente involucrado tras bambalinas, fue desarrollado en los meses de verano bajo los auspicios y mediación de los imperialistas de E.U.A., que esperaban a ver un aplastante en el poder popular de Şengal y un plano para una alianza entre el fascismo turco, el gobierno central irakí, y el KDP por una lucha conjunta en contra del movimiento de liberación en otras partes de Irak. Con el fin de poner el plan en práctica, las facciones irakíes han movilizado a más de 10, 000 tropas del ejército y la policía federal y quieren comenzar con la disolución del autogobierno y el desarme planeado de las fuerzas de autodefensa. La gente de Şengal y sus estructuras de autogobierno anunciaron una determinada resistencia a cualquier medida que ignore y pisotee la voluntad del pueblo yazidí. Por seis años, el pueblo yazidí vivió en y alrededor de las montañas de Şengal con su propia administración democrática autónoma, aprendieron a defenderse ellos mismos y crearon su propio ejército de defensa. A pesar que el curso de la situación permanece abierto, una cosa permanece tan clara como el agua: no hay poder en el mundo que pueda simplemente borrar la experiencia de libertad en los últimos seis años y convertirlo en nada. Cualquiera que pretenda quebrar la voluntad del pueblo de Êzîdxan debe esperar resistencia.

Los eventos en las montañas de Şengal, las montañas del sur de Kurdistán, y en Rojava forman una unidad. Forman todas parte de un mismo concepto de aniquilación en contra de la revolución en todas las cuatro partes de Kurdistán y Medio Oriente, y deben ser respondidas como tales. Mientras encontramos al estado turco y sus aliados en el campo de batalla como adversarios directos, los arquitectos y fuerzas dirigentes detrás de los planes sucios, acuerdos y conspiraciones en contra del movimiento revolucionario son y permanecen siendo, primordialmente los imperialistas de E.U.A., la OTAN y el régimen ruso. Están utilizando al estado turco y otras fuerzas colaboradoras como una palanca para extorsionar la revolución de Rojava y el noreste de Siria. La amenaza de otra invasión turca, que como la espada de Damocles está siempre colgando sobre las cabezas de la gente del noreste de Siria, está diseñada para hacer caer la voluntad independiente del autogobierno de rodillas y hacer la revolución al servicio de los intereses del imperialismo. El fascismo turco es el martillo con el que ellos trataran de aplastar la revolución pero las manos que guían su destino se encuentran en otra parte.

Ha sido el concepto de E.U.A. desde el verano de 2015, en concreto para maximizar el incremento de la presión en el movimiento revolucionario en norte de Kurdistán y en el norte de Irak, debilitar la revolución como un factor regional y además de acorralar al autogobierno de Rojava. En las negociaciones patrocinadas por E.U.A. por un frente unido kurdo en el norte de Siria entre la alianza de partidos PYNK (Partidos de Unidad Nacional Kurdos) que apoyan el autogobierno en el noreste de Siria y la rama siria del KDP, ENKS (Consejo Nacional Kurdo en Siria), las negociaciones han sido suspendidas indefinidamente. Negociaciones que han quedado paralizadas, después de que la delegación de ENKS, que no ha ocultado su abierta hostilidad a la revolución social de Rojava desde sus primeros días, exigió entre otras cosas, la disolución del sistema de co- presidencia de mujeres y hombres, la abolición de la enseñanza de la lengua materna a favor del curriculum del régimen sirio, y el traspaso del 50% del poder gubernamental de las manos del pueblo hacia su propia organización.

Los Estados Unidos de América han tratado por largo tiempo de colocar a sus favoritos, ENKS, en una posición de poder y les gustaría instalar un régimen colaborativo a lo largo de las líneas de la región independiente de Kurdistán en el norte de Irak, en lugar del poder popular del norte y este de Siria. Claramente, ninguna de estas condiciones, que constituirían una rendición de los logros principales de la revolución, son aceptables en ninguna forma. Lo que fue luchado con la sangre de más de 11,000 heroicas- heroicos, jóvenes mujeres y hombres no está a la venta. La evolución de la situación en Irak y los ataques intensificados en el noreste de Siria, tiene que ser comprendido por sobre todo como una amenaza en contra de las fuerzas revolucionarias de Siria. El mensaje está claro, arrodillarse a la voluntad del imperialismo, o soltarán de su correa a su perro de presa, el fascismo turco. Oculto detrás del espectáculo político y una diplomacia de mentiras y decepción, la gente del noreste de Siria están siendo presentados con una “elección”: la rendición o la aniquilación.

Por lo tanto es necesario de responder en términos iguales a cada ataque en contra de la revolución, ya sea en el norte de Siria, las montañas de Kurdistán, o las áreas auto gobernadas de Şengal. Cualquiera que intente mirar la situación del norte de Siria separada de todo el concepto de aniquilación en contra de las fuerzas revolucionarias, provee el mejor servicio al enemigo, aunque lo haga de manera involuntaria. Así mismo, la esperanza por una solución política o diplomática dadas las circunstancias significa caer en una de sus tantas decepciones y mentiras. Mientras el fascismo turco no sea aplastado y los pueblos no pongan un final a su locura, la guerra en contra de la revolución continuará con toda su crudeza. La política de apaciguamiento de los estados occidentales en contra del fascismo turco ha abierto el camino, haciendo del imperialismo turco un factor fuerte de poder regional. Aquellos que crean que su insaciable ansia de expansión ha sido saciada están seriamente equivocados. Solamente la lucha revolucionaria de los pueblos de la región junto con el movimiento de resistencia global organizado, unidos en un frente en contra del fascismo será capaz de pararles.

Con motivo de sus 42 años de existencia y lucha, en el aniversario de la fundación del partido, el 27 de noviembre, el Partido de Trabajadores del Kurdistán expresó su determinación de coronar el 43o año de lucha con la destrucción del régimen del AKP- MHP. Nosotras y nosotros, también, felicitamos al PKK, la fuerza principal más determinante en la lucha regional revolucionaria y toda la gente progresiva del mundo en 42o aniversario de su fundación, y como parte del movimiento de resistencia global en contra del fascismo turco, declaramos que haremos nuestra parte para aplastar a este régimen bárbaro.

 

El fascismo será aplastado- ¡la Revolución en el Medio Oriente triunfará!