A todos los amigos de la lucha de liberación kurda, a todos los antifascistas, socialistas, feministas,

anarquistas, comunistas, ecologistas y a todos que están por una vida mejor y un mundo más luchador. A los medios de comunicación y a la opinión pública:

Desde el 14 de abril, Turquía ha intensificado una vez más sus ataques transfronterizos contra los

territorios liberados de las Zonas de Defensa Medya en el Kurdistán del Sur (Norte de Irak), marcando el inicio de una nueva ofensiva. El 17 de abril, el régimen de Erdogan-AKP anunció la nueva ofensiva denominada “Cierre de garra”. Desde entonces, las tropas de tierra y las fuerzas especiales turcas intentan de nuevo con todas sus fuerzas poner un pie en las regiones de Zap, Avaşîn y Metîna. Con un masivo apoyo aéreo (lo que significa vigilancia desde el aire), bombardeos, aviones de combate, drones armados, helicópteros de ataque y bombardeos de artillería pesada, las tropas turcas intentan desembarcar en la región, ya sea siendo arrojadas al suelo por helicópteros o tratando de avanzar sobre el terreno desde las bases militares fronterizas y desde las regiones bajo el control del KDP, que colabora abiertamente con los invasores y ocupantes turcos. Según las noticias locales y las declaraciones hechas por las Fuerzas de Defensa de los Pueblos (HPG) los últimos días se han producido importantes enfrentamientos especialmente en las regiones de Zap y Avaşîn y los combates son continuos. Al mismo tiempo, los ataques en el frente de Til Temir, Ayn Îsa y Zirgan en Rojava han aumentado, ISIS ha declarado que comenzará una nueva ofensiva y el ejército iraquí ha atacado varios puestos de control de YBŞ en la región de Şengal.

Esta nueva operación del Estado Fascista Turco y sus colaboradores contra el Movimiento Kurdo de la Libertad tiene que ser entendido en un marco más amplio y como la continuación de la guerra de los últimos años en toda la región. No está desconectado de la lucha en Rojava, sino profundamente ligado a ella. Esta guerra contra la lucha por la liberación también está directamente aprobada y apoyada por la OTAN-EEUU y es evidente que quieren sacar resultados mientras el mundo no escucha y solo mira a Ucrania. El año pasado, el ejército turco usó armas químicas en exceso contra la resistencia de la guerrilla y debemos asumir que no se detendrán, sino que intensificarán el uso de armas químicas en las Zonas de Defensa Medya contra la guerrilla.

Desde principios de año los preparativos de Turquía para intentar eliminar “por fin” la resistencia

en este 2022 han estado en marcha: junto con el ISIS comenzaron en enero un gran intento de liberar miles de combatientes del ISIS de la prisión en Hesekê y así sumerger a Rojava (noreste de Siria) en el caos, lo que se tradujo en intensos combates en el sur de Hesekê durante más de una semana. Al mismo tiempo intensificaron sus ataques con drones armados en Şengal y Rojava. Paralelamente consolidaron su cooperación con el KDP y parcialmente con el gobierno iraquí, para construir un muro fronterizo entre Şengal y Rojava, rodeando y aislando así las regiones en conflicto y cortando sus conexiones entre sí para incorporarse directamente a las operaciones previstas. Su objetivo está claro: quieren destruir y liquidar a cualquiera que insista en tener una voluntad libre y para hacerlo apuntan al corazón de la resistencia, a la guerrilla.

Para defender Şengal y el pueblo Êzidî, para defender Rojava y la revolución, para defender la esperanza de un futuro mejor y para aplastar al fascismo tenemos que tomar una posición ¡ahora! Te llamamos a que tomes la calles y confrontes al fascismo turco, sus instituciones y sus simpatizantes en la región.

Organízate, se creativo y ¡muestra tu solidaridad con la resistencia antifascista en el Kurdistán!

#SmashTurkishFascism y construyamos el #AntiFascistFront internacional!

¡Únete y #UniteInResistance!

#RiseUp4Rojava – Coordinación

20.04.2022