Sexto aniversario de la liberación de Kobanê

– Kobanê y Rojava no cayeron entonces; ¡Ni caerán ahora ni en el futuro! –

El 26 de enero de 2015 es una fecha que la gente de Kobanê, de la región de Rojava y, de hecho, del mundo entero nunca olvidará. En esta fecha, Kobanê imprimió para siempre su marca significativa en nuestro paisaje revolucionario compartido. Se ha hecho conocida en todo el mundo como un símbolo de nuestra resistencia común, lucha y victoria común contra el fascismo y símbolo también de una vida alternativa, basada en la liberación de las mujeres, la democracia radical y la ecología, que es defendida constantemente en medio del caos, la guerra y la destrucción provocada por el sistema de estado-nación inmerso en las crisis de la modernidad capitalista.

Hace 6 años, después de 134 días de dura lucha y con el heroico sacrificio de nuestros mártires, el Estado Islámico fue derrotado en Kobanê. A partir del 15 de septiembre del 2014, las bandas asesinas y fascistas del Estado Islámico salieron desde todas partes hacia la ciudad de Kobanê para expandir su autoproclamado califato, que ha sido apoyado por el estado fascista turco desde sus inicios. Sin embargo, la heroica resistencia y lucha común de los miles de combatientes de las unidades de protección de la Mujer y del Pueblo, YPJ y YPG, de la población de Kobanê; de las diversas resistencias en todas partes del Kurdistán, así como de los escudos humanos en la frontera con Bakûr (Kurdistán del Norte), y de los millones de personas en todo el mundo, todas unidas más allá de las fronteras, condujeron a nuestra victoria común en defensa de la revolución de Rojava /el noreste de Siria.

Especialmente en tiempos de explotación capitalista en aumento, control estatal y opresión extendida durante la pandemia global, la gente de Rojava / noreste de Siria está proporcionando respuestas muy prácticas a las principales preguntas de nuestro tiempo, y nuestras victorias comunes nos han dado esperanza en todo el mundo.

Sin embargo, la guerra y el caos se alimentan a diario, y los enemigos fascistas, capitalistas e imperialistas de esta revolución ponen en peligro y atacan sin descanso las victorias y esperanzas comunes. Desde 2016, el estado fascista turco, bajo el liderazgo del dictador Erdogan y junto con sus aliados yihadistas, ha invadido repetidamente áreas liberadas de Rojava /noreste de Siria y actualmente ocupa una gran parte de la zona, de Efrîn a Serêkaniyê. La guerra diaria y los continuos ataques genocidas en y contra todas las partes de Rojava, como en la región de Afrin, en Ain Issa, en Kobanê, en Til Temir, así como en otras regiones más allá de Rojava donde la gente está trabajando para construir una vida libre y autónoma, muestran claramente que el estado fascista turco, al resucitar constantemente sus bandas yihadistas, no tiene la intención de detenerse, sino que apunta a aniquilar totalmente nuestras victorias comunes, nuestra esperanza de libertad, nuestra revolución.

Las potencias imperialistas, desde la OTAN hasta la Federación de Rusia, junto con las instituciones financieras y corporaciones mundiales, no solo permanecen en silencio, sino que también están legitimando el fascismo turco a través de su apoyo político, económico, diplomático y militar al régimen de Ankara, beneficiándose de las masacres y ataques contra el pueblo y la revolución en Rojava y en todo el Kurdistán.

La gente de Rojava y Kurdistán muestra una resistencia heroica permanente ante estos ataques continuos, defendiendo y perseverando en la construcción de nuestra revolución común. También hay que luchar a nivel internacional contra el apoyo global al fascismo turco, y nuestra política de protesta debe escalar hacia una resistencia política permanente como antifascistas que estamos decididas a defender nuestra revolución.

Por lo tanto, al continuar movilizándonos, organizándonos y haciendo acciones (en forma de bloqueo, ocupación, escrache), seguimos dando más pasos para aplastar al fascismo turco de una vez por todas. Y perseverando en construir las estructuras que Rojava nos ha estado mostrando en la práctica, a pesar de todas las dificultades surgidas desde todas las direcciones, defendemos las victorias ganadas con tanto esfuerzo como hace 6 años en la batalla de Kobanê. Al continuar haciéndonos nuestra esta revolución y continuar la lucha, ya se ha ganado mucho desde la batalla de Kobanê, ¡y se ganará mucho más si continuamos juntos y juntas en este camino!

Kobanê y Rojava no cayeron entonces; ¡Ni caerán ahora ni en el futuro!

La revolución triunfará en Oriente Medio, el fascismo será aplastado.

¡Viva la solidaridad internacional!