Evaluación de la situación actual político-militar en Kurdistán (29 de julio del 2021)

El proyecto de la guerrilla profesional moderna

– Esperanza de los pueblos oprimidos del siglo XXI –

Hoy escribimos el día 65 de la heroica resistencia de la guerrilla en las zonas fronterizas de las Áreas de Defensa de Medya. El 23 de abril, el ejército de ocupación turco lanzó un asalto masivo contra las regiones controladas por la guerrilla de Metîna, Zap y Avaşîn. La operación a gran escala se denominó “Garra Relámpago/ Garra Rayo”. Es una operación que se suma directamente a la espiral de escalada de los últimos 6 años en la que la dictadura fascista AKP-MHP de Turquía ha hecho todo lo posible para quebrar la voluntad de libertad y resistencia del pueblo kurdo y de todas las fuerzas antifascistas de la región. Este ataque es la continuación de la guerra en las ciudades del Kurdistán del Norte en 2015 y 2016, la invasión de Efrîn en 2018, Girê Spî y Serêkaniyê en 2019, así como las guerras de agresión contra la guerrilla en las áreas de Xakurkê y Heftanîn.

El concepto de “ponerlos de rodillas”

Ya en octubre de 2014, en el punto más álgido de la resistencia en Kobanê contra el Estado Islámico y mientras prevalecía un alto el fuego en Turquía y Kurdistán del Norte desde el Newroz de 2013, el la cúpula del estado turco ha decretado el plan de “ponerlos de rodillas” (en kurdo “plana çokdanîne”). En pocas palabras, este plan trata de poner de rodillas al Movimiento de Libertad Kurdo y, ante todo, a su vanguardia, el PKK. En consecuencia, todos los recursos militares, financieros-económicos y político-diplomáticos disponibles por el estado turco se han movilizado durante los últimos 6 años. Erdogan y el gobierno del AKP-MHP ven esta guerra como la única forma de mantener el poder y realizar sus aspiraciones imperiales.

Fue a finales del verano de 2014 cuando la gente de Rojava y sus fuerzas de defensa, YPG e YPJ, se

enfrentaron heroicamente al avance del EI. Al mismo tiempo, después de que los peshmerga del PDK abandonaran sus posiciones en todas las líneas del frente, las guerrillas HPG y YJA-Star en el sur de Kurdistán / norte de Irak, se apresuraron a ayudar a los yezidíes en Şengal en una operación que tenía una importancia histórica y pusieron fin al avance de las bandas islamistas hacia Kerkuk, Maxmur y Hewler. Inspirados por la revolución en Rojava y la resistencia contra el EI, millones de personas en todo el mundo tomaron las calles y declararon su solidaridad. Surgió, así, un nuevo movimiento internacional.

En el norte de Kurdistán, durante el levantamiento del 5 al 9 de octubre, los pueblos hicieron temblar de miedo y ansiedad a los gobernantes de Turquía durante unos días. Se ha prendido fuego a las instituciones estatales y gubernamentales, mientras que los soldados no se atrevieron a salir de sus cuarteles. El 2014 fue un año de un duro enfrentamiento y el movimiento revolucionario creció a partir de aquí y se hizo más fuerte y más grande día tras día. Rojava resistió con éxito y se ganó el corazón de muchas personas en todo el mundo. En el norte de Kurdistán y Turquía las masas se organizaron y el proyecto del HDP se puso en marcha. En el sur, la guerrilla ganó una popularidad que no se había visto desde hace mucho tiempo, a través de su intervención contra el ISIS que fue desinteresada y marcada por el espíritu de autosacrificio.

El estado turco esperaba utilizar el período de alto el fuego para “ablandar” al movimiento y diluir sus principios ideológicos, pero en cambio, la lucha armada atrajo incluso a más personas de las que había atraído en mucho tiempo. Por ejemplo, en agosto de 2014 Murat Karayilan afirmó que más de 1.000 mujeres y hombres se habían unido a la guerrilla en el transcurso de un sólo mes. La resistencia en Kobanê se mantuvo inquebrantable a pesar de la aparente superioridad del Estado Islámico. Y esto porque, entre otras, las guerrilleras y cientos de jóvenes del norte emprendieron el camino y cruzaron la frontera para unirse a la resistencia en el frente de Kobanê. Muchísimas de ellas dieron sus vidas para evitar la caída de Kobanê a cualquier precio.

Esta realidad a la que se enfrentó el gobierno de Erdoğan en 2014 le hizo llegar a la conclusión de que sólo una supresión total de la parte más dinámica de la revolución, el pueblo del Kurdistán del Norte y una aniquilación de la vanguardia de este Movimiento por la Libertad podría asegurar su existencia y su poder. Hay que “poner de rodillas” al pueblo, a la guerrilla, al liderazgo organizativo-ideológico del PKK. Como resultado de esto, Abdullah Öcalan fue puesto de nuevo en completo aislamiento en la isla prisión de Imrali desde abril de 2015. Se tomaron todas las medidas para impedir que el HDP entrara en el parlamento en las elecciones de 2015, aunque obviamente sin éxito, y el 24 de julio de 2015, el ejército de ocupación turco comenzó finalmente la fase de guerra, que ya dura 6 años, lanzando un ataque total contra las Zonas de Defensa de Medya controladas por la guerrilla en el sur del Kurdistán/norte de Irak. La guerrilla respondió anulando el alto el fuego, que de todos modos hasta entonces sólo se había declarado unilateralmente. El pueblo proclamó la la administración autónoma (el autogobierno) y democrática en varias regiones del Kurdistán del Norte y fundó las Unidades de Autodefensa Civil, YPS. Ni el pueblo ni la guerrilla se dejaron avasallar y poner de rodillas, sino que siguen manteniéndose firmes, defendiendo su dignidad. Han pasado muchas cosas desde entonces, pero la guerra continúa sin tregua. El Kurdistán del Norte, el Kurdistán del Sur y Rojava (Kurdistán Occidental) están conectados en esta guerra, aunque hayan sido separados a la fuerza por fronteras trazadas físicamente, y esto es lo que todos debemos entender. La lucha en las diferentes partes del Kurdistán no puede considerarse por separado. Sin la guerrilla, la revolución en Rojava nunca habría sido posible. Las y los guerrillerxs defendieron Kobanê en 2014/2015 y nunca han dejado de ser responsables de defender la revolución en Rojava y de sacrificarse cuando es necesario. La guerrilla es el garante de la autonomía de la revolución en Rojava.

La situación y los acontecimientos en toda la región, tanto en las diferentes partes del Kurdistán como en los estados ocupantes y los países vecinos están inseparablemente entrelazados. Por un lado, esta es una de las razones por las que la lucha y la situación en la región es tan increíblemente complicada, por otro lado, esta realidad demuestra el enorme potencial de una revolución factible y exitosa en esta región.

Con el objetivo de destruir la guerrilla, en 2018 el ejército de ocupación fascista turco lanzó una operación contra la región de Xakurkê, en 2019 y luego en 2020 contra Heftanîn , y recientemente

quiso asestar un duro golpe a la zona central de la guerrilla, ocupando la región de Garê la primavera de 2021.

Garê – La venganza y la victoria de la guerrilla

La región montañosa de Garê es un lugar de importancia estratégica para la guerrilla. A diferencia de Metîna, Avaşîn, Zap, Heftanîn o Xakurkê, Garê no se encuentra en la frontera con territorio ocupado por el estado turco, sino está más hacia el interior de Iraq, hacia el sur. En este sentido, Garê siempre ha tenido la ventaja de que allí la guerrilla no se encuentra en la línea directa del frente, sino que tiene espacio para el trabajo organizativo, educativo, etc., y eso incluso a pesar de los ataques aéreos y también la vigilancia con drones. El 10 de febrero pasado, el ejército de ocupación turco lanzó una operación a gran escala para invadir la región de Garê. Iniciado y acompañado de bombardeos masivos y vigilancia aérea en toda la zona, el ejército turco envió cientos de sus fuerzas especiales con helicópteros desde el sur, es decir, desde el área del KDP, a Garê. El primer día, intentaron capturar los picos estratégicos de la zona, pero fracasaron

estrepitosamente debido a la respuesta directa de la guerrilla. Dondequiera que el ejército turco mandara a sus soldados, a pesar de horas de bombardeos previos, las guerrilleras estaban desplegadas por el terreno y asestaban fuertes golpes a los invasores.

Es obvio cuál era el plan. El ejército turco quería lograr avances en una de las zonas centrales de la guerrilla con esta operación relámpago lanzada por sorpresa, para establecer allí unos puestos avanzados permanentes. Durante días, toda la zona fue bombardeada desde el aire sin descanso. En una cueva, donde se encontraban los prisioneros de guerra, es decir los soldados turcos y los oficiales del MIT, el ejército turco utilizó finalmente gas venenoso, matando tanto a su propia gente como a los compañeros de la guerrilla, cuya unidad dirigida por şehîd Şoreş, llevaba días resistiendo en el terreno. Sin embargo, después de 4 días, el tan moderno ejército turco, el segundo más grande de la OTAN, fue derrotado y obligado a retirarse. En este sentido, el 14 de febrero de este año marca una victoria histórica para la guerrilla. Una vez más, fueron lxs guerrillerxs quienes defendieron Rojava. “¿Por qué?”, se preguntarán ahora algunas. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Después de todo, Garê está en el sur del Kurdistán/norte de Irak, y Rojava está en el norte de Siria. Eso es correcto, pero no es el punto decisivo aquí. En Garê se tomó venganza por la ocupación de Efrîn, Girê Spî y Serêkaniyê. Los miles de combatientes caídxs, las mujeres, lxs niñxs y los hombres asesinadxs por el Estado turco y sus secuaces fueron vengados en Garê.

El mito y la propaganda de que al final incluso la guerrilla es impotente contra la superioridad del Estado se ha desmontado una vez más y se ha desvelado como una mentira. Garê ha sido una victoria para todas nosotras, en Kurdistán y en todo el mundo. Una victoria para todas las que marchamos codo a codo con la resistencia antifascista de los últimos años y, de maneras diversas, asumimos la lucha contra el fascismo turco y sus colaboradores internacionales. Por mucho que el estado turco intente ocultar y cambiar la verdad mediante mentiras propagandísticas; por mucho que

intente romper la resistencia con la actual campaña militar amplia y masiva contra la guerrilla, no podrá deshacer nuestra victoria: la victoria de la guerrilla en Garê. Ha sido el ejército turco quien se puso de rodillas en Garê y ahora mismo se pone de rodillas todos los días en las montañas, en Metîna, en Zap y en Avaşîn. Para evitar la vergüenza, el ejército turco recurre al uso de sus fuerzas paramilitares, sus aliados yihadistas de Siria, el uso de guardias de aldea/locales y los secuaces del KDP. Ahora mismo se envían al frente menos soldados turcos, cuya moral de combate está rota, pero se envían otras fuerzas como carne de cañón. En este contexto, el KDP juega un papel central, habiendo estado ocupándose durante meses de cerrar las áreas guerrilleras del Sur y provocando una escalada capaz de desatar una guerra civil nefasta entre kurdxs. E incluso si el KDP merece ser responsable por sus crímenes, tal escalada redundaría en el pleno interés y objetivo del fascismo turco. La situación es grave y la guerra se encuentra en una fase crítica y decisiva. El estado turco también es consciente de esto y, por lo tanto, no deja piedra sin remover para poder avanzar. En Metîna, Zap y Avaşîn, el ejército turco también está utilizando armas químicas y gases venenosos para tomar los túneles y las cuevas de la guerrilla. A pesar de todo esto, la guerrilla continúa resistiendo desde hace más de 60 días. Al mismo tiempo, es interesante destacar que esta vez la propaganda del estado fascista turco que normalmente acompaña a cualquier operación militar, ha sido relativamente modesta y reservada. Evidentemente, se tomó la decisión de no armar demasiado alboroto para evitar una posible vergüenza como la de Garê.

El concepto de la guerrilla moderna

Desde hace 65 días, las mujeres y hombres jóvenes de las HPG y YJA-Star han estado resistiendo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Frente a un ejército de la OTAN altamente modernizado, al que sus socios de la OTAN, Estados Unidos y Europa, han dado luz verde para su campaña de destrucción y que cuenta con el apoyo de los colaboradores del KDP en el sur de Kurdistán, la guerrilla no tienen más que su voluntad de resistir y vencer al fascismo. Es esta voluntad, y con ella la realización del proyecto de una “guerrilla moderna” del siglo XXI, lo que asegura que incluso después de 65 días el estado turco todavía no tenga ganancias territoriales significativas que registrar. La victoria en Garê y la resistencia inquebrantable de la guerrilla son el resultado de la determinación revolucionaria de la guerrilla apoísta, así como de la reestructuración y reorganización de los últimos años hacia una guerrilla moderna y profesional. La capacidad de las

HPG y YJA-Star para mantener sus territorios en el sur de Kurdistán hasta día de hoy y continuar activas en todas las áreas del norte de Kurdistán está relacionada principalmente con esta profesionalización.

El concepto de guerrilla moderna ya no se basa únicamente en las tácticas de guerrilla clásicas, sino

que se profesionaliza en todos los aspectos de la guerra y la revolución. La guerrilla moderna debe ser firme en sus convicciones ideológico-políticas y decidida respecto a la construcción del socialismo en el siglo XXI: una guerrilla de la modernidad democrática, una guerrilla de la sociedad democrática, ecológica y por la libertad de las mujeres. El/la guerrillero/a moderno/a debe ser un/a soldado. Es decir, disciplinada, organizada y estructurada. El/la guerrillero/a moderno/a debe conocer al enemigo y conocerse a sí misma, moverse de acuerdo a las circunstancias y condiciones, y estar especializadx en el armamento que tiene a su disposición. Los fundamentos de la guerrilla clásica todavía se aplican, pero la guerrilla moderna se organiza mejor para estar a la altura de las capacidades técnicas en constante evolución de los Estados y poderosos. Como resultado, la guerrilla moderna encuentra sus propias respuestas creativas ante las características cambiantes de la guerra actual. Aunque la cantidad no pierde su importancia, en la guerra moderna la calidad prima sobre la cantidad, y esto es especialmente cierto en la guerrilla. Una de las principales razones por las que el Movimiento por la liberación del Kurdistán sigue siendo criminalizado internacionalmente, marginado y aislado política, diplomática y económicamente, por la que Estados Unidos y Europa apoyan y financian la guerra de Turquía contra el PKK por todos los medios, por la que Abdullah Öcalan continúa detenido en aislamiento, y por la que Rojava no recibe un estatus oficial a nivel internacional, es la fuerza radiante que tenga una lucha de guerrilla exitosa contra un estado de la OTAN en el siglo XXI. Los imperialistas temen que este modelo del siglo XXI de “una guerrilla moderna y profesional” pueda convertirse en ejemplo y prototipo para otros pueblos y luchas sociales alrededor del mundo. Imaginaros, si ya tienen problemas tan grandes con la guerrilla en Kurdistán y no han logrado destruir al PKK durante más de 40 años, ¿qué pasaría si 2, 3 o más movimientos guerrilleros modernos emergiesen en diferentes partes del mundo? ¿Qué pasaría si 2, 3 o más movimientos de lucha adoptaran este modelo?

La situación de Turquía, la guerra en Kurdistán y la OTAN

La OTAN liderada por Estados Unidos tiene miedo de este escenario. ¡¿Una guerrilla socialista derrotando a un ejército de la OTAN en el siglo XXI?! Una posibilidad que aterroriza a los poderosos capitalistas. Después de todo, ¿no fue hace sólo unos 30 años que supuestamente se puso fin al socialismo? ¿No es que se proclamó el fin de la historia? La dolorosa respuesta para los capitalistas es: en Kurdistán, en la guerra contra la OTAN, en la resistencia contra el fascismo turco, la historia se sigue escribiendo con confianza en sí mismxs y nada está decidido. Lxs que se creía que están muertxs siguen vivxs.

Conocemos la historia de la guerra especial de la OTAN en el siglo XX, en el curso del cual se hizo

todo lo posible en todas partes del mundo para eliminar, destruir, asimilar y liberalizar los movimientos comunistas y socialistas. Turquía fue y es también un lugar de intensa guerra especial. Golpes de estado, pogromos, prensa bajo control del estado, torturas, masacres, ejecuciones extrajudiciales, terror paramilitar, detenciones masivas, mentiras, drogas, prostitución, corrupción, chantaje, etc., forman parte del repertorio fijo del estado turco. Son parte del repertorio fijo para mantener el poder de cada miembro de la OTAN. Esto no es nada nuevo, sin embargo, se vuelve más actual por las revelaciones públicas de un contra, Sedat Peker, quien compartió al público durante algún tiempo a través de Youtube parte de su conocimiento sobre las intrigas del estado profundo en Turquía y la participación de diferentes personalidades en este entramado. Es obvio que detrás de esto se puede ver un serio conflicto de poder dentro del estado turco, y también está claro que Erdogan debe estar sometido a presión. Es la muestra la situación crítica en la que se encuentra Turquía. La economía ha ido cuesta abajo durante años, y si no hubiera sido por las inyecciones financieras regulares de la UE y los EE. UU., Turquía probablemente ya no habría podido mantenerse en pie tan fácilmente. El gobierno de Erdoğan-Bahçeli podría preservar su propio poder durante años – con falsas promesas por un lado y una brutal represión por el otro -, pero la historia demuestra que esto tampoco durará para siempre. En términos de política exterior, a Turquía le gusta mostrarse segura de sí misma e independiente, pero en última instancia depende de la buena voluntad de Estados Unidos y de los poderosos actores de la UE, es decir, Alemania y Gran Bretaña.

Aunque Turquía se presenta como militarmente invencible y se ha hecho un nombre en los últimos años con una amplia variedad de despliegues de tropas fuera de sus fronteras, como en Armenia-Karabaj, Libia, el norte de Siria y el norte de Irak, la guerra está presionando inmensamente a los recursos del Estado. La resistencia del Movimiento de liberación de Kurdistán no le está dando un respiro a Turquía. Es más, está agotando sus recursos económicos, políticos, diplomáticos y sociales. El fascismo turco está al borde de un precipicio y se aferra con todas sus fuerzas a la pierna de las grandes potencias imperialistas para evitar que resbale. Es posible que el gobierno del AKP-MHP no lo demuestre abiertamente, y la prensa que está a sus órdenes puede pintar un cuadro diferente, pero la realidad es que, como explicó el compañero Murat Karayilan de la comandancia general de las HPG, en los últimos meses el estado turco ha intentado varias veces a través de intermediarios conseguir que el PKK declarara un alto el fuego. Ha llegado incluso a ofrecer que, si la guerrilla se retiraba del Kurdistán del Norte, entonces podría hacer lo que quisiera en las otras partes del Kurdistán. Estas revelaciones dejan claro en que situación se encuentra Turquía ahora mismo.

Es cierto que es un momento difícil en Kurdistán. Todos los días, excelentes compañerxs pierden la vida en los distintos frentes del Kurdistán. La OTAN, liderada por Estados Unidos y ejecutada por Turquía, continúa su campaña de destrucción contra el PKK y el Movimiento de Liberación de Kurdistán. Ya sea la administración demócrata o republicana en los EE. UU., sus discursos pueden ser diferentes, pero la estrategia sigue siendo la misma. Esto es lo que quedó claro justo después de que Biden asumiera la presidencia, cuando le dieron luz verde a la operación militar turca en Garê.

Recientemente, se renovó la recompensa por algunos de lxs compañerxs del PKK que están en posiciones de liderazgo, una que EE.UU. habían lanzado ya en 2018, y al mismo tiempo se inició la guerra actualmente en curso en Metîna, Zap y Avaşîn.

Nuestrxs compañerxs combatientes en el Kurdistán que luchan por la libertad están pasando por un momento difícil. En las montañas, lxs guerrillerxs viven bajo una constante vigilancia aérea, que significa la muerte si dan un paso en falso. El zumbido de los drones y el estruendo de los aviones F-16 apenas se interrumpen. Es precisamente este momento difícil el que nos obliga a nivel internacional a hacer todo lo que esté en nuestras manos para apoyar a la resistencia. Y también es precisamente este momento difícil que el que ofrece una gran esperanza para la destrucción del fascismo turco.

El papel del PDK: traición y colaboración

El papel del PDK (Partido Democrático del Kurdistán) en particular durante este período es crítico. Durante años, el PDK ha estado dedicado a servir a Turquía y especialmente a ls servicios de inteligencia turcos. Con la excusa de mantener relaciones políticas, diplomáticas y económicas con el estado vecino en beneficio de su propio pueblo, gran parte de Kurdistán del Sur ha sido entregada directa o indirectamente a Turquía. Se han establecido docenas de bases militares turcas, mientras que el MIT (servicio secreto turco) se mueve libremente y se comporta en Hewler/Erbil, Duhok y Zaxo tal como lo hace en Ankara, Estambul e Izmir. Turquía y, en particular, el AKP, consideran Kurdistán del Sur, hasta Mosul y Kerkuk, como parte de su territorio que hay que reclamar. Están decididos a crear la situación que les permitirá ampliar su propias fronteras antes del 2023, es decir cuando se celebrará el centenario del Tratado de Lausana. El mayor obstáculo para esto es el PKK y la guerrilla.

El Tratado de Lausana fue el tratado internacional final que estableció las fronteras de Turquía después del colapso del Imperio Otomano en 1923. Erdogan, junto con el AKP, ha estado reclamando durante años en nombre de Turquía los territorios previamente dominados por el Imperio Otomano, afirmando repetidamente que en aquel entonces Turquía había sido estafada y privada de las partes de su territorio. El PDK, dirigido por el clan Barzani, ha estado abriendo la puerta a Turquía en todos los aspectos durante años, y ahora Turquía se está comportando con Kurdistán del Sur como si fuera otro distrito más bajo su administración. Esto no es nuevo: en la década de 1990, Turquía (con la aprobación de la OTAN) utilizó los peshmerga del PDK para disuadir a la guerrilla de su ofensiva en el Norte y desgastarla con una guerra en dos frentes. Además está el trabajo de inteligencia, que en los últimos años ha permitido en repetidas ocasiones a Turquía, como dicen, “eliminar” a lxs compañerxs gerrillerxs, incluido en particular algunxs de lxs líderes. Al mismo tiempo Turquía ha estado utilizando el PDK desde hace meses para rodear y constreñir las Áreas de Defensa de Medya, aislando y separando las diferentes zonas entre sí. Paralelamente, Turquía pretende provocar una guerra entre el PDK y el PKK.

El PDK está jugando con fuego, pero no está declarando la guerra en sí. En cambio, a través de provocaciones, mentiras y complots, está tratando de poner a la guerrilla en una posición en la que no tenga otra opción sino atacar y eso para luego poder culpar al PKK de haber iniciado la llamada “guerra fratricida”, y así difamar y deslegitimar al PKK en todas partes de Kurdistán y la diáspora. Obviamente, todo esto se hace en coordinación y con la aprobación de Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania. Las potencias imperialistas han decidido destruir al PKK a cualquier precio. El propio KDP se vendió hace décadas de todos modos e hizo que su propia existencia dependiera de la cooperación con los ocupantes del Kurdistán y los imperialistas.

En resumen, podemos definir el PKK y el PDK como la expresión concreta de dos líneas fundamentalmente opuestas en Kurdistán. Visto de esta manera, el PDK es la expresión de la traición al propio pueblo y la colaboración con el enemigo, mientras que el PKK es la expresión de una resistencia constante y un vínculo inquebrantable con la propia tierra y con el pueblo. Esta distinción describe la situación actual en la región y la posición de las diversas fuerzas.

La guerrilla no está sola – Nosotras la respaldamos

La OTAN, Turquía y el PDK están siguiendo una estrategia de aislamiento y división. Geográficamente, se pretende separar las áreas de la guerrilla entre sí y aislar a Rojava del resto de Kurdistán. Se trata de acorralar, marginalizar y aislar a nivel político-diplomático así como económico a los diferentes regiones, mientras que al mismo tiempo se ejerce cada vez más presión sobre ellos y, al nivel internacional, se levanta un muro de contra-propaganda. Nos oponemos a esto y decimos claramente: ¡la guerrilla no está sola! Así como respaldamos la revolución en Rojava, también respaldamos la guerrilla, porque hemos entendido que no hay diferencia entre estas dos. Una condiciona a la otra y viceversa. Del mismo modo, debe entenderse que la guerra en el sur de Kurdistán es tanto una continuación de la anterior invasión de Rojava como una preparación para una nueva invasión en Rojava. Cuando en Febrero pasado comenzó la operación en Garê, los días anteriores no estaba claro dónde atacaría el estado turco y, justo cuando se veía muy probable una operación contra las Áreas de Defensa de Medya, también parecía posible una operación a gran escala contra Şengal y Rojava, especialmente en la región entre Qamişlo y Dêrik. A nivel internacional, es importante mostrar solidaridad con la guerrilla y actuar activamente contra el fascismo turco, sus instituciones internacionales, sus colaboradores, partidarios y beneficiarios, y contra el PDK. De esta manera, podemos hacer nuestra contribución a la Revolución y tomar una posición anticapitalista y antiimperialista coherente.

En nombre de la campaña RiseUp4Rojava declaramos en este contexto nuestro apoyo a la recién formada iniciativa “Defend Kurdistan” y enviamos nuestros saludos a las compañeras

involucradas.

¡Mandamos nuestros saludos a todxs lxs combatientes que resisten en los frentes de Efrîn, Eyn Isa, Til Temir, Metîna, Zap y Avaşîn!

¡Juntas, derrotaremos el fascismo turco, defenderemos el Kurdistán y construiremos una vida libre!

Seguimos uniéndonos a la Resistencia #UniteInResistance

Aplastaremos el fascismo turco #SmashTurkishFascism

Levantémonos por Kurdistán #RiseUp4Kurdistan

Levantémonos por Rojava #RiseUp4Rojava

Coordinadora de la campaña riseup4rojava,

29 de junio 2021