Llamamiento para el 15 de agosto

«Smash Turkish Fascism»

(“Derrotar al fascismo turco”)

Algo que comenzó como la acción decidida de un pequeño grupo pronto se convirtió en la lucha de millones de personas

El 15 de agosto, nosotrxs, como internacionalistas de todo el mundo, lanzamos una nueva ofensiva contra el Estado turco fascista y sus secuaces con el firme objetivo de detener la maquinaria de guerra y los canales de ingresos que alimentan el ejército y el Estado turco. Vamos a desarrollar una resistencia permanente bloqueando, interrumpiendo y ocupando en nuestros propios países todos los

sitios y empresas que colaboran con el fascismo turco.

El trabajo que hicimos conjuntamente y las campañas internacionales que hemos lanzado hasta ahora, han demostrado que tenemos la capacidad de causar enormes daños al Estado fascista turco y a la maquinaria de guerra, enfocándonos en objetivos físicos de interés turco en nuestros países y uniendo nuestras fuerzas. Gracias a nuestras exigencias, la industria armamentística turca se ha visto sacudida por una profunda crisis. Por ejemplo, se ha detenido la exportación de acero blindado a varias empresas turcas (por ejemplo a Otokar, Roketsan y BMC), así como el desarrollo de los tanques “Altay”, los jets “TFX”. La adquisición de nuevos helicópteros “ATAK” no pudo seguir adelante debido a la falta de disponibilidad de motores.

Los ejemplos son innumerables. ¡Un frente internacional contra el fascismo turco hace la diferencia, TU participación SÍ hace la diferencia!

¡Sin embargo, la cooperación de nuestros países con el Estado turco fascista no se ha detenido en absoluto, y los crímenes de guerra e invasiones turcas continúan con el apoyo a empresas, bancos y otras entidades que están aquí, en nuestras puertas! Los viejos contratos se mantienen, otros se renuevan. El turismo sigue financiando los crímenes de guerra turcos. Se están transfiriendo conocimientos técnicos para que Turquía pueda producir acero blindado por su propia cuenta. Por lo

tanto, tenemos que aumentar el grado de nuestra resistencia contra los objetivos que ya hemos señalado y dañado en el pasado, que como Rheinmetall, Airbus, Credit Suisse, ThyssenKrupp, Lockheed Martin, Boeing, BAE Systems, Rolls Royce y Leonardo están involucrados en la industria de armas y Turkish Airlines, Pegasus, TUI, SunExpress activos en el sector del turismo.

En el marco de esta nueva campaña reuniremos nuestras fuerzas centrándonos también en nuevos objetivos. El proyecto ERA-MIN (materias primas no-energéticas para la industria europea), financiado por el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la UE, será el objetivo central. Se trata de una cooperación multinacional, que investiga sobre las materias primas metálicas y su uso para la industria y que, entre otras, permite que Turquía pueda producir acero blindado a nivel nacional. El organismo estatal de investigación turco que participa en ERA-MIN se llama TÜBİTAK, el cual ya está siendo fuertemente criticado por haber purgado lxs científicxs que no estaban de acuerdo con el régimen fascista de AKP-MHP. Todas las organizaciones de investigación que forman parte de ERA-MIN serán nuestro objetivo. Otro objetivo más es el Fondo de Inversiones del Ejército Turco, OYAK, que posee unas 60 empresas en 21 países, que cubren amplios sectores: desde la defensa, los automóviles, el acero, la energía, los productos químicos, las finanzas, etc., incluyendo, entre otras, OYAK-Renault; Milux en Finlandia y Polonia; OMSAN Logistique en Francia, Rumania, Rusia y Marruecos.

Nuestro análisis es que tenemos un mayor impacto cuando actuamos de forma coordinada, golpeando los mismos objetivos en muchos lugares diferentes a la vez. Por lo tanto, hemos elaborado una lista de objetivos en este llamamiento a priorizar en nuestro enfoque. Además de apuntar a ERA-MIN y OYAK -entre otros- también llamamos siempre a boicotear a Turquía (Boycott Turkey) y unirse a otros llamamientos de acción como parte de la campaña Riseup4Rojava contra la colaboración con el fascismo turco y la maquinaria de guerra. Uno de estos llamamientos es la propuesta lanzada por la iniciativa “Rheinmetall entwaffnen” (Desarmar a Rheinmetall) el 28 de agosto para bloquear la industria bélica en Kassel, Alemania. Si no os resulta posible venir a Alemania, podéis actuar contra Rheinmetall desde otro lugar o simplemente tomar la acción contra cualquier otro de los objetivos de la industria armamentística.

La fecha de lanzamiento de nuestra nueva ofensiva no ha sido elegida al azar. Para el movimiento revolucionario en el Kurdistán y en todo el Medio Oriente, el 15 de agosto tiene un significado extraordinario e histórico. El 15 de agosto es un día de alegría, vida, levantamiento y esperanza. El renacimiento de la lucha armada en el Kurdistán del Norte ocupado y Turquía, el 15 de agosto de 1984 marca el comienzo de una nueva época para los pueblos de Kurdistán y Medio Oriente.

El 15 de agosto de 1984, las unidades del PKK irrumpieron en las bases policiales y militares de pequeñas ciudades kurdas de Eruh y Şemzînan, situadas en el Kurdistán del Norte ocupado. Las unidades de propaganda armada proclamaron con su acción el comienzo de la guerra de guerrillas y la fundación de las Fuerzas de Liberación de Kurdistán (en kurdo HRK). La ofensiva de la guerrilla representa un punto de inflexión y una respuesta decisiva contra la desesperanza, la capitulación y el sometimiento al fascismo que hasta entonces estaban muy extendidas entre la población kurda. Con sus disparos, las fuerzas de liberación lograron romper el silencio mortal resultante del golpe de Estado del 12 de septiembre de 1980. Después de éste, cada voz de la oposición fue brutalmente

silenciada y los sectores revolucionarios fueron aplastados o buscaron refugio en el exilio. Entonces se abrió una nueva fase de la lucha revolucionaria.

Algo que comenzó como la acción decidida de un pequeño grupo pronto se convirtió en la lucha de millones. Desde los levantamientos de masas en los años 90, los logros en el campo de la política democrática a la Revolución de Rojava – son impensables sin la ofensiva del 15 de agosto. El 15 de agosto es más que un simple aniversario y un día de recuerdo. El 15 de agosto es el punto de partida del innovador proceso revolucionario para la región que perdura hasta ahora.

Los logros por los que se ha luchado durante todos estos últimos 36 años de lucha armada – con gran esfuerzo y enormes sacrificios – se enfrentan ahora a una amenaza existencial. El régimen fascista del AKP-MHP está librando una guerra despiadada de aniquilación contra el pueblo kurdo y las fuerzas revolucionarias democráticas de la región. Los ataques a la voluntad política del pueblo kurdo en Kurdistán del Norte y Turquía, las detenciones masivas y la administración forzosa, la guerra de invasión en el noreste de Siria y las políticas de ocupación del Estado turco fascista en el Kurdistán del Sur, son parte de un mismo concepto. Con la operación de ocupación contra el Noreste de Siria librada en octubre de 2019 y la invasión en Heftanîn en el norte del Iraq – que continúa llevándose a cabo con toda severidad-, el conflicto entre las fuerzas del fascismo y la revolución ha alcanzado un nuevo nivel. Sin la cooperación tecnológica, militar, financiera, política y diplomática de los gobiernos oportunistas e imperialistas, especialmente de los EE.UU. y los de Europa Occidental con el régimen fascista del AKP-MHP, los ataques contra la revolución no serían

posibles.

Por lo tanto, como fuerzas antifascistas y revolucionarias seguiremos resistiendo y, mediante

la ocupación, el bloqueo y el desorden, tomaremos medidas contra todos los lugares de colaboración económica con el fascismo turco en nuestros países y en cada rincón del mundo.

 

AHORA es el momento de activarse, de defender la revolución,

#SmashTurkishFascism y #Riseup4Revolution!

 

La revolución en Medio Oriente y en todo el mundo ganará!

El fascismo será aplastado.

¡Viva la solidaridad internacional!